933043860 / 666404216
silvia.cuatrecasas@icab.cat

Abogados especialistas en derecho de familia, defensa del menor, violencia doméstica y herencias.

El Tribunal Supremo decide suprimir los alimentos que se prestan al hijo mayor de edad cuando el padre es prácticamente insolvente. Sentencia del Tribunal Supremo de 2.12.2015

En esta sentencia reciente que vamos a comentar, el Tribunal Supremo distingue el pago de los alimentos de los hijos menores y mayores de edad cuando se da la circunstancia de que el progenitor que tiene que pagar la pensión de alimentos carece de recursos económicos. En el caso estudiado se suprime el pago de los alimentos que se prestan al hijo mayor de edad al encontrarse el padre en situación muy precaria, recordando que la obligación de la entrega de alimentos debe cesar cuando se trata de hijos mayores y el obligado a su entrega hubiere reducido sus posibilidades hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades.

La referida sentencia suprime suprimir los alimentos que se prestan al hijo mayor de edad: en base a los siguientes razonamientos:

Los padres tienen la obligación de prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda, y que conforme a tal mandato existe un deber de diligencia de los padres en orden a satisfacer las necesidades de sus hijos: en todo caso, tratándose de HIJOS MENORES ( artículo 93 Código Civil), como consecuencia directa de la patria potestad, sin que ello signifique que en los casos en que realmente el obligado a prestarlos carezca de medios para, una vez atendidas sus necesidades más perentorias, cumplir su deber paterno, no pueda ser relevado, por causa de imposibilidad, del cumplimiento de esta obligación.

Y, además, en los supuestos previstos en los artículos 142 y siguientes del Código Civil , siendo los hijos mayores de edad, aunque su concreción pueda hacerse en el juicio matrimonial, siempre que se den los puestos previstos en el párrafo segundo del artículo 93, vivir en casa y carecer de recursos.

– En el primer caso – HIJOS MENORES– los alimentos se prestan conforme “a las circunstancias económicas y necesidades económicas de los hijos en casa momento”.-

-En el segundo –HIJOS MAYORES– los alimentos son proporcionales “al caudal de quien los da y a las necesidades de quien los recibe” (art. 146 Código Civil), y se reducen a los alimentos que sean indispensables para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica, conforme al artículo 142 Código Civil.

– En este caso no estamos ante los alimentos de un hijo menor de edad, en el que la necesidad de valorar la capacidad económica del alimentante constituye una exigencia especial, sino ante los alimentos que se prestan al hijo mayor de edad. Un hijo de 22 años, cuyo mínimo vital se enfrenta al de su padre prácticamente insolvente (ingresa menos de 400 euros al mes, frente a los 1.100 euros al mes que recibía en el momento del divorcio), que no puede prestarlos.

En este supuesto, los alimentos únicamente podrían hacerse efectivos aplicando las normas contenidas en los artículos 142 y siguientes del Código Civil , siempre teniendo en cuenta que, conforme al artículo 152.2 Código Civil , esta OBLIGACIÓN CESA “Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia“, que es lo que ocurre en este caso respecto al padre.

Deja un comentario