933043860 / 666404216
silvia.cuatrecasas@icab.cat

Abogados especialistas en derecho de familia, defensa del menor, violencia doméstica y herencias.

¿ME QUIEREN RETIRAR A MI HIJO POR UN SUPUESTO RIESGO O DESAMPARO?

 ¿ ME QUIEREN RETIRAR A MI HIJO POR UN SUPUESTO RIESGO O DESAMPARO?

¿ QUE ALEGA LA ADMINISTRACION?

Ante una situación de posible riesgo o desamparo que la administración pueda  plantear.  hay que identificar con rigor los factores que aducen para poder rebatirlos y para poder aportar la documental y las pruebas adecuadas que desvirtúen dichas alegaciones, tales como informes médicos , psicológicos , historial de los pediatras , informes escolares, testigos etc.

LISTADO GENERAL DE FACTORES QUE PUEDEN CALIFICARSE COMO RIESGO O DESAMPARO EN FUNCION DEL GRADO DE DESPROTECCION.

I/Situaciones generales de entorno y de cuidado de los padres en relación a los hijos 

  1. Falta de atención física o psíquica del menor que conlleve un perjuicio para su salud física o emocional (falta de condiciones en la vestimenta, higiene, alimentación  dejarlos solos en casa, no atender a sus necesidades vitales).
  2. Carencia en las condiciones de habitabilidad, de medios económicos y de condiciones mínimas para que habite el menor.
  3. Falta de capacidad parental, de habilidades de cuidado y de pautas educativas.
  4. Falta de escolarización en edad obligatoria, el absentismo escolar  o el abandono escolar, sin tener capacidad para reconducirlo.
  5. Falta de atención escolar y de seguimiento acdemico.
  6. Falta de atención medica, seguimiento de las visitas rutinarias, vacunas etc.
  7. Lesiones  en los menores que no se sabe el origen y que en los hospitales pueden interpretar que hay un maltrato. (retenciones hospitalarias de un menor y también al nacer.)
  8. No atender a las necesidades especiales del menor (patologías, trastornos alimenticos, hiperactividad, autismo, trastornos obsesivos compulsivos, síndrome  de Down. etc.……..)
  9. Incapacidad o imposibilidad de controlar la conducta del menor que provoque un peligro evidente de hacerse daño o de perjudicar a terceras personas no control, no capacidad para contener, falta de límites, hábitos etc. Problemas conductuales en los niños, falta de capacidad de los padres, límites, contención.
  10. Uso del castigo físico o emocional sobre el menor que puede ser leve o de mas gravedad.
  11. El ejercicio inadecuado de las funciones de guarda que comporte un peligro grave para el menor.
  12. Maltratos físicos o psíquicos, los abusos sexuales, la explotación o situaciones de análoga naturaleza

Situaciones y actuaciones propias entre los progenitores y cuidadores que afectan a los hijos

  1. El conflicto abierto y crónico entre los progenitores, cuando anteponen sus necesidades a las del menor (denuncias entre los progenitores, insultos, ambiente de conflicto, presencia continua de la policía).
  2. Ambiente familiar nocivo.
  3. Violencia, existencia de circunstancias en el entorno socio familiar que perjudiquen gravemente el desarrollo del menor
  4. Maltratos físicos o psíquicos, los abusos sexuales, la explotación o situaciones de análoga naturaleza entre progenitores.
  5. Maltrato prenatal  ( no seguimiento de la madre del embarazo)
  6. Trastornos, patologías de los progenitores o titulares de la guarda, alteración psíquica, adicciones varias,  drogodependencia de los progenitores (drogas, alcohol etc..) que repercutan gravemente en el desarrollo del menor.
  7. Suministro al menor de drogas, estupefacientes o cualquier otra sustancia psicotrópica o tóxica.
  8. Inducción a la mendicidad, la delincuencia o la prostitución, o el ejercicio de estas actividades por parte de las personas encargadas de la guarda
  9. La obstaculización por parte de los progenitores o titulares de la tutela o guarda de las actuaciones de investigación o comprobación, o su falta de colaboración, cuando este comportamiento ponga en peligro la seguridad del menor,
  10. Negativa de  los progenitores en participar en la ejecución de las medidas adoptadas en situaciones de riesgo si ello comporta la persistencia, la cronificación o el agravio de las mismas.

Es fundamental poder articular de forma muy jurídica y concreta la concurrencia de otras situaciones reales y tanto por la vía administrativa como judicial oponerse a la propuesta de la administración con la máxima probatoria, así como también cumplir el plan de mejora demostrando su cumplimiento

Deja un comentario