933043860 / 666404216
silvia.cuatrecasas@icab.cat

Abogados especialistas en derecho de familia, defensa del menor, violencia doméstica y herencias.

Las tablas de pensiones dan una respuesta adecuada a los casos de custodia compartida.

El CGPJ  ha publicado unas Tablas orientadoras para la determinación de las pensiones alimenticias de los hijos en procesos de familia.

Su importancia se basa en ser  un elemento normalizador y cuantificador en los cálculos de las pensiones alimenticias según criterios objetivos y estadísticos las convierten en un factor orientador de enorme importancia y permiten aumentar la seguridad jurídica, evitando arbitrariedades, distorsiones y aplicaciones de criterios particulares.

Se convierten además en un factor de estabilidad que facilita los acuerdos, ya que las partes pueden calcular loa márgenes de maniobra negociadora dentro de unos límites razonables para ambas partes.

El presente artículo trata de explicar cómo se aplican dichas tablas y los criterios en que están basadas, con el objetivo de convertirse en una herramienta de apoyo para su aplicación, y con ejemplos comentados para su explicación.

Las Tablas en que nos basaremos se encuentran en los anexos de la Memoria disponible en la página del CGPJ.

Los criterios que se utilizan

Cualquier herramienta que pretenda asistir en el cálculo de la pensión de alimentos debida por sus progenitores hacia sus hijos como menores dependientes debe cumplir los dos criterios que establece el Código Civil: debe ajustarse a las necesidades de los menores, y a las capacidades de los obligados a satisfacerlas

Tablas 1: Necesidades del menor

Las Tablas 1.x (x en función del número de hijos) determinan el denominado Coste Total Mensual de los hijos dependientes, que a todos los efectos respondería al concepto de Pensión de Alimentos Global. Se trata de una cuantificación del coste del menor en función de los ingresos netos en doce mensualidades de cada progenitor, de modo que dan lugar a una cantidad, creciente en función de que lo sean ambos ingresos, sin determinar quién debe pagarlo, y en el entendimiento de que son ambos los que se lo tendrán que repartir para que al final se obtenga dicha cantidad como derecho del menor.

Tablas 2. Capacidades de los obligados

Y en dicho reparto entran las Tablas 2.x (x en función del número de hijos), que son las que pueden dar lugar a más confusiones aunque un somero análisis de las mismas nos lleva a entenderlas muy fácilmente. Los ingresos de ambos progenitores aparecen de nuevo en filas y columnas, de modo que se deben obtener dos cantidades en una Tabla 2 al considerar cada ingreso tanto en filas como en columnas contra el otro ingreso tanto en columnas como en filas, respectivamente. Es decir, de una Tabla 2 se deben obtener dos cantidades:

Ingresos del progenitor A en filas y del progenitor B en columnas

Ingresos del progenitor B en filas y del progenitor A en columnas

Dichas cantidades, que se disponen de forma simétrica respecto a la diagonal de la Tabla, suman la cantidad de la Tabla 1, y son proporcionales a los ingresos de cada progenitor, entendidos como esfuerzo económico en su contribución a la cantidad dada por el Coste Total Mensual calculado en la Tabla 1. En cuanto a la responsabilidad al respecto de cada progenitor, la menor de las cantidades de la Tabla 2 le corresponde aportarla al progenitor de ingresos menores, y la mayor al que tiene más ingresos.

Deja un comentario